Fotografías icónicas: Almuerzo en la cima de un rascacielos

Es una de esas fotografías que han hecho historia, que todos hemos visto y que se ha convertido en uno de los pósteres más vendidos del último siglo. Almuerzo en la cima de un rascacielos es, sin embargo, tan famosa como polémica.

Fue realizada en septiembre de 1932 y se publicó en el New York Herald Tribune. Muestra a un grupo de trabajadores sentados en una viga a centenares de metros de altura. Una fotografía que sorprende por la aparente tranquilidad de los protagonistas, comiendo y charlando entre ellos como si estuvieran sentados en la mesa de cualquier parque.

El escenario es el GE Building, parte del archifamoso Rockefeller Center. O al menos eso se cree, porque en las últimas décadas sean hecho todo tipo de conjeturas y se han elaborado todo tipo de teorías sobre esta instantánea. Hay quien cree incluso que tan solo se trata de un montaje.

Una de las teorías más extendidas explica que, efectivamente, se trata de obreros reales (11 en total) pero que la fotografía no fue fruto de la casualidad, sino que meticulosamente preparada ¿El motivo? El Rockefeller Centre necesitaba publicidad. Por eso durante las obras del complejo no era infrecuente ver fotógrafos trabajando.

De hecho, aunque la fotografía se atribuyó a Charles Ebbets, han surgido infinidad de dudas sobre la autoría real. Cierto es, sin embargo, que de este fotógrafo se han encontrado e identificado varias fotografías trabajando en rascacielos, descansando o incluso haciendo equilibrios para la cámara. Incluso hay un testimonio gráfico del propio fotógrafo preparándose para realizar una instantánea sobre una viga a centenares de metros de altura.

Independientemente del autor, e incluso de la polémica lo cierto que esta fotografía y otras parecidas sirvieron para poner de manifiesto las terribles condiciones laborales en los Estados Unidos en una época especialmente dura de su historia como fue la Gran Depresión.

el prestigio de McCurry

A estas alturas no hay ninguna duda de que Steve McCurry es un auténtico mito viviente de la fotografía. Sin embargo, en estas últimas semanas ha saltado a la luz pública una duda que se cierne sobre el prestigio de McCurry en los trabajos relativos a sus años. A McCurry se le acusa de forma directa de haber violado las reglas y las pautas profesionales de la fotografía documental.

El que fuera autor de la famosa foto de “la niña afgana” es cuestionado ahora por no hacer un uso correcto y basado en los códigos deontológicos de la fotografía de Photoshop. Al parecer, el fotógrafo italiano Paolo Viglione fue el primero en poner en entredicho ciertos matices de las fotografías del gran McCurry. Viglione argumenta que, por ejemplo, hay instantáneas de McCurry con la isla de Cuba como tema central que tienen el sello artificial de Photoshop como vía para alterar la realidad de la fotografía; en una foto de La Habana se apreciaba cómo una señal de tráfico había sido manipulada y movida de lugar, lo que sí es grave (esto nada tiene que ver con haber utilizado Photoshop para cambiar cierto detalle del color).

A partir de la denuncia pública de viglione, quien difundió la imagen que había sido alterada y manipulada por McCurry, editores gráficos de todo el mundo se han lanzado a examinar en los archivos fotográficos de McCurry para intentar buscar más anomalías y más negligencias fotográficas, por así llamarlas. Y el resultado no ha sido muy positivo para McCurry que se diga, ya que han empezado a aflorar un buen número de fotografías originales que, al ser comparadas con las publicadas en los libros del autor, delataban cómo habían sido retocadas.

Ante la evidencia, McCurry optó por echar las culpas a su asistente, que fue automáticamente despedido. Esto no hizo otra cosa que agravar la situación y encender más todavía los enfurecidos ánimos de las voces críticas con McCurry.

Alberto García-Alix

Alberto García-Alix es uno de los máximos exponentes de la fotografía española de los últimos cuarenta años. Fruto de su trayectoria durante los últimos lustros del pasado siglo y de la notable carrera que ha llevado, en 1999 fue distinguido con el Premio Nacional de Fotografía.

El nombre de Alberto García-Alix está asociado a la Movida Madrileña y a la efervescencia cultural que arrasó España en la década de los ochenta, una vez que la dictadura franquista había quedado atrás.

Pero en la Movida son una evidencia las numerosas imposturas artísticas que hubo, con músicos que hacían el ridículo y nada sabían de música, con pintores o caricaturistas de dudoso talento que alcanzaron cierta fama o con directores de cine cuyo reconocimiento ha estado extremadamente sobredimensionado. Sin embargo, en la obra de García-Alix, en cambio, el talento es uno de sus avales.

alixLa primera vez que expuso fue en la Galería Buades, allá por 1981. Con estética de rockabilly rebelde, García-Alix fue ganándose el respeto de la crítica fotografía a fotografía.

Especialmente conocidos son sus retratos, registrados con una gran personalidad. Gente tan importante de la cultura española como Camarón de la Isla, Pedro Almodóvar o Emma Suárez fueron retratados por el objetivo de García-Alix. También muy conocidas son las fotografías de desnudos, que poseen un enorme vigor expresivo y que huyen del mínimo atisbo de pudor.

García-Alix ha conseguido a lo largo de todos estos años de trabajo traspasar las fronteras españolas con mucho éxito. Su obra ha conseguido abrirse hueco en revistas como Vanity Fair, British Journal of Photography o Vogue.

Las motocicletas, la música rock, los tatuajes y los paisajes nocturnos han sido algunos de los puntos de inspiración para García-Alix, quien ha tenido como mejores compañeras de viajes a sus cámaras Hasselbad y Leica. La mirada de García-Alix suele estar presentada en blanco y negro.

Friedmann Endre Ernö

Hablar de Friedmann Endre Ernö es hacerlo de una de las figuras más importantes de la historia de la fotografía, aunque quizá no sepamos de quien estamos hablando si no citamos el seudónimo que hizo popular a este genio, Robert Capa. Aunque bien es cierto que ese nombre artística, el de Robert Capa, también era usado por la pareja sentimental de Friedmann, la también genial fotógrafa Gerda Taro, por lo que a veces resulta complicado distinguir la autoría de algunas de las fotografías que vinieron al mundo bajo el sello Capa.

No obstante, el húngaro Friedmann Endre Ernö logró forjarse la fama fotografía a fotografía, siendo un hombre conocido por ejercer la corresponsalía gráfica de guerra. Debemos referirnos a él como un fotoperiodista sobresaliente que fue testigo con su cámara del pulso del siglo veinte. Ilustre es la fotografía titulada Muerte de un miliciano, que fue registrada en Cerro Muriano durante el transcurso de la Guerra Civil.


Friedmann Endre Ernö estuvo presente en conflictos tan trascendentes para la historia como la Segunda Guerra Sino-Japonesa, la Guerra Civil Española, la Guerra Árabe-Israelí de 1948, la Primera Guerra de Indochina o nada más y nada menos que la Segunda Guerra Mundial, que le llevó a fotografiar escenas de guerra en el norte de África, en Londres, en la playa de Omaha de Normandía o en París (allí fue testimonio de la liberación de la ciudad).

También fue especialmente importante para la historia de la fotografía la creación de la agencia Magnum, que fue fundado por Robert Capa en colaboración con Henri Cartier-Bresson, George Rodger, David ‘Chim’ Seymour y William Vandivert, ilustres nombres todos ellos de la historia de la fotografía. Magnum Photos se convirtió en una agencia pionera de cooperación para fotógrafos independientes en el mundo, por lo que su constitución marcó un antes y un después para el universo de la fotografía y para la concepción de la figura del fotógrafo.

Stanley Kubrick

Stanley Kubrick, antes de convertirse en uno de los mejores directores de cine de la historia, ejerció como fotógrafo. Lo hacía con gran astucia y con mucha personalidad en cada una de sus tomas, lo que luego aplicaría a los diferentes planos de sus películas. Fue allá por los años cuarenta cuando Kubrick empezó a disparar con su cámara y a desarrollar su talento al servicio del universo de la fotografía.

En aquella época teníamos a un Stanley Kubrick muy joven que se lanzaba a inmortalizar diferentes escenarios de la ciudad de Nueva York. Famosa es la fotografía que captó de un señor que vendía periódicos y al que se le desagarró el corazón una vez que supo la noticia de la muerte del presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt.

A partir de ahí, Stanley Kubrick trabajó durante cinco años para la revista The Look, que en torno a la mitad del siglo veinte gozaba de un importante prestigio (The Look estuvo saliendo a la calle desde 1937 a 1972). Su periplo en esta revista le ayudó a consolidar una mirada y una perspectiva propia de la que, posteriormente, el séptimo arte se nutriría.

Fue una cámara Gaflex que sus padres le regalaron la que le abrió el apetito de hacer fotografías a Stanley Kubrick. Ya una vez que empezó a vivir de su primera profesión, la de fotógrafo, Kubrick pudo hacer fotografías a las principales estrellas y personalidades del momento. Pero especialmente bellas son también las instantáneas que toma de gente corriente, de gente anónima, como la de un hombre sin identificar en Chicago, la de dos niños haciendo de la de una modelo de lencería junto a una aburrida secretaria. Con 17 años, Stanley Kubrick realizó un sugerente, inquietante y hermoso trabajo en el Metro de Nueva York, donde logró captar la esencia de la ciudad que nunca duerme a través de la fotografía.

Cámaras en el espacio

¿Conocía usted que la NASA está realizando un experimento para ver la tierra desde su estación espacial internacional?, este suceso tan beneficioso se ha podido llevar a cabo gracias a que los ingenieros estudiarán la posibilidad de mandar cámaras para analizar la tierra desde un mejor ángulo en sus distintas fases, por ello decidieron mandar 4 cámaras de alta definición que apuntan directamente a la tierra, estas cuentan con características de 4 megapíxeles de resolución y un telescopio aunque sin embargo debido a ciertos aspectos como la combinación de varias imágenes estas generan una resolución de imagen como si hubiesen sido captadas por una cámara de 12 megapíxeles y con un sistema de hardware eficaz para no alterar su funcionabilidad a pesar del espacio en el que se encuentran, y así le permitieran analizar ciertos aspectos de la misma, estas se encuentran ubicadas exactamente a 1.6 millones de kilómetros del planeta entre la Luna y el Sol permitiendo por su ubicación que presente una fuerte fuerza gravitatoria que le facilita su estabilidad y así brindar imágenes a tiempo real con una excelente resolución pero dado al brillo que el planeta emana las fotos deben ser sacadas en un tiempo máximo de 100 milisegundos, cada imagen cuenta con 3 megabytes.

Esto fue propuesto inicialmente con la finalidad de estudiar los cambios climáticos de la tierra y observar incluso fenómenos como huracanes. La NASA ha creado un sitio web donde nuestro planeta puede ser observado en tiempo real para el disfrute de todos con excelentes imágenes de la tierra.

Hoy día observamos lo útil que se ha hecho la tecnología para mejorar la calidad de vida, este es un claro ejemplo de los avances que han tenido las cámaras fotográficas en el mundo, capaz de capturar la tierra y poder ser analizada gracias a estas, vemos como una agencia de tal prestigio como lo es la NASA incurre en aparatos como estos para sus misiones y experimentos.

Conoce el salvaje mundo del fotógrafo Steve Winter

Un ser humano como cualquier otro que incursionó desde muy joven en el mundo de la fotografía, inicialmente como asistente fotográfico luego como reportero gráfico para luego dedicarse a su verdadera pasión que era fotografiar a la fauna salvaje recorriendo el mundo. ¡Qué agallas ha de tener este hombre para realizar tal trabajo! Sin embargo considerando que no son solo agallas sino una pasión indescriptible por lo que hace, este hombre cuenta con toda una vida de aventuras para conseguir esas maravillosas fotos de las bestias salvajes más hermosas del mundo con las que tiene su portafolio.

Winter cuenta con la maravillosa suerte de haber podido fotografiar a un leopardo de las nieves, una especie casi imposible de fotografiar por su ubicación y sus pocos ejemplares, en la que enfrentó 10 arduos meses de trabajo junto a un grupo de científicos, de tal manera que ha sido considerado como el fotógrafo más aventurero de la historia ¿y cómo no? Si ha recorrido cada rincón en busca de grandes tomas las cuales lo han hecho ganador de célebres premios, es un hombre de admirar ya que lo que hace requiere de un fuerte amor y una entrega casi completa hacia los animales, cuenta con la fortuna de tener una paciencia casi milagrosa para esperar la mejor pose de estas bestias o especies extrañas.

Este hombre tiene la fortuna de poder enseñarle al mundo desde una perspectiva asombrosa cómo viven estos animales, incluso de lo importante que es su conservación, un tema muy importante que en todas sus entrevistas trae a colación, porque de lo contrario serían menos las especies que queden en nuestro planeta por falta de concientización. La cámara que le permitió ser ganador del tan afamado “Wild life Photographer of the Year” fue una Canon EOS 350D y sus infaltables cámaras trampa aunque este hombre ha pasado por un gran número de cámaras con distintas funciones de acuerdo a la situación que vaya a presentarse o al animal a fotografiar. Dios siga permitiéndole la fortuna de seguir a estas especies para que nosotros como espectadores gocemos de ver.

El ranking de las 5 cámaras más usadas en el mundo

En la actualidad es muy común que las personas cuenten con cámaras fotográficas para documentar preciados momentos o capturar grandes tomas, por eso en esta oportunidad haremos un estudio sobre las 5 cámaras más usadas en las distintas partes del mundo ya sea por su resolución, su tamaño o el modelo.

  1. En la primera posición esta la famosa cámara de Apple, específicamente la del móvil iPhone 6 obteniendo un 39% de aceptación en la población ya que cuenta con una resolución de 8.0 megapíxeles y un contraste de 1.300:1, píxeles de doble dominio para un gran ángulo de visión, zoom de pantalla y fácil alcance debido a esto fue el teléfono más vendido del 2015 el cual ha sido el cómplice de muchas fotos grandiosas.
  2. En segundo lugar se encuentra la Canon EOS Rebel T3i una grandiosa cámara de forma profesional con características muy aceptadas por la sociedad, esta cuenta con una resolución de 18.0 megapíxeles con un zoom del lente de 3x y una tarjeta de memoria compatible con SD MemoryCard, SDHC MemoryCard y SDXC MemoryCard, además su precio es accesible para el mercado.
  3. En tercer lugar volvemos a las cámaras móviles, el Samsung Galaxy
    S5 el segundo teléfono con más ventas en el 2015 con características
    agregadas para un mejor funcionamiento, una memoria de hasta 128GB
    cámara de 16 megapíxeles y cámara frontal de 2.1 megapíxeles siendo
    Samsung la empresa encargada de las buenas fotos y manteniendo su
    precio inferior en comparación con Apple.
  4. El cuarto lugar y sin dejar de pasarla por desapercibida le pertenece a la famosa marca Nikon en su modelo Nikon d700 que cuenta con 12.1 megapíxeles de resolución y un procesador Expeed, 16 bits con un precio algo elevado para todo tipo de público.
  5. Y por último en el ranking el quinto lugar le pertenece a Sony con su Xperia Z5 de nuevo siendo favorito los dispositivos móviles con una cámara de 23 megapíxeles con enfoque automático hibrido y una capacidad de procesar imágenes increíbles, con su procesador BIONZ el cual le ayuda a capturar y producir colores realistas e intensos, y gracias al cual también se reduce la pixelación y el ruido de la imagen.

Cómo hacer una buena fotografía…o al menos que se vea correcta

Es algo que le ha pasado a muchos: estamos en un lugar bonito, interior, tal vez un palacio o una iglesia, y no hay mucha luz ¿Qué hacemos? Colocamos a tu acompañante, novia, novio, cerrajeros Madrid 24 horas o a Guti, activamos el flash y disparamos ¿Y qué vemos en la foto? A la pareja, a veces guapísima o a veces quemada, en un fondo ¡negro! Lógico, un flash no puede iluminar una estancia grande. Un error de principiantes muy común, pero no el único. Vamos a ver algunos consejos para conseguir fotos, al menos, nítidas y con un cierto estilo.

  • Usa el flash con cabeza: ya lo hemos dicho, no es un foco. En interiores, lo mejor, es que no lo actives si no hay buena luz, la cámara se ajustará automáticamente para hacer la foto, eso sí, usa trípode porque el objetivo abrirá más tiempo y es fácil que la foto se mueva.

También puedes usar el flash para compensar, es decir, en exteriores cuando la persona se ve oscura o se producen sombras de gran contraste.

  • Cuidado con la composición: hay una regla muy sencilla la de los tercios. Imagina que la imagen está dividida en 9 cuadros iguales (formados por dos líneas horizontales y dos verticales) e intenta que la persona o el foco de atención quede justo en las intersecciones de las líneas. El centro no siempre es el foco de atención, no lo olvides.
  • En paisajes imagina la fotografía dividida también, esta vez en tres partes cortadas por dos líneas horizontales. Esas líneas serán el horizonte, si lo sitúas en la línea superior darás más protagonismo al paisaje, si lo haces en la inferior, al cielo.
  • Tómate tu tiempo antes de hacer la foto, muévete, busca ángulos, fíjate en todo, en los objetos, las personas, la luz…

Para comenzar, debes tener en cuenta estos aspectos, luego, poco a poco, podrás ir jugando con otros como la luz y las sombras, las perspectivas o los espacios.

Steve McCurry, un mito

Tal vez su nombre no les suene a muchos, pero seguramente todos hayan visto alguna vez una de sus fotografías más famosas, la de una niña afgana tomada en un campo de refugiados de Pakistán. Una niña que mira a la cámara con unos impresionantes y expresivos ojos verdes. Una instantánea nombrada como la foto más reconocida por National Geographic.

Steve McCurry es uno de los mejores fotógrafos actuales, un profesional cuyo trabajo ha dado la vuelta al mundo. Un trabajo realizado en muchos casos en medio de terribles conflictos bélicos. Este fotógrafo ha estado en Beirut, Camboya, en la Guerra del Golfo y en los conflictos de la antigua Yugoslavia y Afganistán.

Una de las anécdotas más extendidas de su carrera profesional se produjo precisamente en este país, donde se disfrazó para pasar inadvertido y del que sacó los carretes de sus fotografías cosidos a la ropa. Imágenes que le dieron prestigio internacional y le llevaron a ganar premios como la medalla de Oro Robert Capa.

Aunque en su trabajo se pueden encontrar imágenes de todo tipo, si hay algo en lo que se fija especialmente McCurry es en el alma humana, en su reflejo en los rostros de aquellos que sufren las dramáticas consecuencias de los conflictos, como el retrato de la niña afgana que tanta fama le ha dado.

Aseguraba este fotógrafo hace unos años que siempre espera el momento oportuno para hacer la fotografía, el momento en el que la persona está desprevenida y refleja en su rostro la esencia de su alma y sus experiencias.

Sin embargo, aunque sus retratos sean tal vez lo más conocido de este fotógrafo, el trabajo de Steve McCurry es mucho más amplio. Ha viajado a los lugares más recónditos del mundo, estuvo en la zona cero en los atentados del 11-S en Nueva York y ha conseguido instantáneas increíbles en situaciones en las que incluso su vida estaba en grave riesgo. Y su magnífica obra ha quedado recogida en revistas de gran prestigio, especialmente en National Geographic, y en varios libros.