Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Descubre cómo la tecnología ha cambiado la elaboración de la cerveza.

Desde las primeras civilizaciones, la cerveza ha sido más que una simple bebida; ha sido un compañero fiel de la humanidad, compartiendo su historia y evolución a lo largo de los siglos. La cerveza tiene sus raíces en la antigüedad y se cree que es una de las bebidas alcohólicas más antiguas elaboradas por el ser humano. El proceso de fabricación de la cerveza implica la fermentación de granos de cereal, generalmente cebada, aunque a lo largo de la historia se han utilizado diversos granos como trigo, mijo y arroz.

Descubrimiento casual y su elaboración a lo largo de la historia.

La historia de la cerveza probablemente comenzó de manera accidental. Se cree que los primeros indicios de fermentación de granos pueden haber ocurrido cuando granos de cereal almacenados se mojaron y fermentaron debido a condiciones climáticas favorables. Los primeros productores de cerveza podrían haber notado los efectos embriagadores de esta mezcla fermentada y comenzaron a desarrollar métodos más controlados para su producción:

  • Mesopotamia y Sumeria (4000 a.C.): en la región de Mesopotamia, donde florecieron algunas de las primeras civilizaciones, los Sumerios se destacaron como pioneros en la elaboración de la cerveza. En este periodo antiguo, la cerveza no solo era una bebida popular, sino que también tenía connotaciones religiosas y culturales. Aquí tienes algunos aspectos clave de sus métodos de elaboración de la cerveza:
    • Ingredientes principales: utilizaban granos, en su mayoría cebada, como base principal para la cerveza. La cebada era molida para obtener una especie de harina, que luego se mezclaba con agua para crear una pasta fermentable.
    • Proceso de cocción: la mezcla de harina y agua se cocía para extraer los azúcares y crear un líquido dulce llamado mosto. Este líquido era fundamental para la fermentación, ya que contenía los nutrientes necesarios para que las levaduras realizaran su trabajo.
    • Fermentación espontánea: en esta etapa temprana, la fermentación ocurría de manera espontánea. Las levaduras y microorganismos presentes en el ambiente entraban en contacto con el mosto, iniciando el proceso de fermentación y transformando los azúcares en alcohol.
    • Almacenamiento y consumo: una vez fermentada, la cerveza se almacenaba en jarras de cerámica o en otros recipientes y estaba lista para el consumo.

 

  • Antiguo Egipto (3000 a.C.): el antiguo Egipto también desempeñó un papel crucial en la historia de la cerveza, y su elaboración estaba profundamente arraigada en la cultura y la vida cotidiana. Aquí tienes algunos aspectos clave de sus métodos de elaboración de la cerveza:
    • Ingredientes y molienda: similar a los Sumerios, los antiguos egipcios empleaban granos, especialmente cebada, como ingrediente principal. Los granos eran molidos para obtener una especie de harina, que luego se mezclaba con agua.
    • Pan y malta: una característica única de la elaboración de cerveza en Egipto era el uso de pan. La mezcla de harina y agua a menudo incluía pan desmenuzado. Este pan no fermentado agregaba levaduras y otros microorganismos al mosto. También se utilizaba malta de cebada, que contribuía a la fermentación y aportaba sabores característicos.
    • Cocción y filtración: la mezcla se cocía para extraer los azúcares y luego se filtraba para eliminar los sólidos. El líquido resultante, el mosto, era fundamental para la fermentación.
    • Uso de hierbas y especias: aunque el lúpulo no se utilizaba en Egipto, se agregaban hierbas y especias para mejorar el sabor y posiblemente actuar como conservantes.
    • Fermentación espontánea: al igual que en Mesopotamia, la fermentación ocurría de manera espontánea. Levaduras y microorganismos presentes en el ambiente iniciaban el proceso de fermentación.

 

  • Edad Media y ley de pureza alemana (1516): durante la Edad Media, la elaboración de la cerveza experimentó cambios significativos, y se establecieron normativas que influyeron en la calidad y composición de la bebida. Uno de los hitos más destacados fue la promulgación de la ley de pureza alemana, también conocida como Reinheitsgebot, en 1516 por el duque Guillermo IV de Baviera. Aquí tienes algunos aspectos clave de sus métodos de elaboración de la cerveza:
    • Ingredientes estandarizados: la ley de pureza alemana establecía que la cerveza solo podía elaborarse con tres ingredientes: agua, malta de cebada y lúpulo. En ese momento, la levadura aún no era completamente comprendida ni mencionada en la ley, pero su papel en la fermentación era esencial.
    • Prohibición de ingredientes adicionales: la ley prohibía el uso de ingredientes adicionales en la elaboración de la cerveza. Esta restricción tenía como objetivo garantizar la pureza y calidad del producto final.
    • Control de la calidad: la ley de pureza alemana no solo influyó en los ingredientes, sino que también tenía como objetivo controlar la calidad de la cerveza. Estableció estándares que buscaban prevenir prácticas de adulteración y asegurar la producción de cerveza de alta calidad.
    • Cocción y fermentación: el proceso de cocción para extraer los azúcares fermentables de la malta de cebada se mantenía, y la fermentación continuaba siendo un proceso crucial, aunque en esta etapa ya se reconocía la levadura como agente fermentador.

 

  • Revolución industrial y cerveza moderna: la revolución industrial, que abarcó gran parte del siglo XIX, trajo consigo una serie de innovaciones tecnológicas que transformaron radicalmente la elaboración de la cerveza y allanaron el camino para la producción en masa. Aquí tienes algunos aspectos clave de sus métodos de elaboración de la cerveza:
    • Máquina de vapor: la introducción de la máquina de vapor revolucionó la producción cervecera al mecanizar varios aspectos del proceso, como la molienda de granos y la ebullición del mosto. Esto permitió una mayor eficiencia y capacidad de producción.
    • Refrigeración mecánica: la incorporación de sistemas de refrigeración mecánica facilitó el control de las temperaturas durante la fermentación y el almacenamiento, mejorando la calidad y la consistencia de la cerveza.
    • Innovaciones en envasado: se introdujeron mejoras en los métodos de envasado, incluyendo el desarrollo de botellas de vidrio más resistentes y la adopción de la lata de cerveza a finales del siglo XIX.
    • Cultivo de levadura: a medida que se comprendía mejor el papel de la levadura en la fermentación, se empezaron a desarrollar métodos para cultivar y propagar cepas específicas de levadura, permitiendo un control más preciso sobre los perfiles de sabor.

 

  • Siglo XX y revolución de la cerveza artesanal: el siglo XX fue testigo de un cambio significativo en la percepción y producción de la cerveza con el crecimiento de la cerveza artesanal. Aunque las cervecerías industriales continuaron siendo dominantes, surgieron pequeñas cervecerías artesanales que desafiaron las normas establecidas. Aquí tienes algunos aspectos clave de sus métodos de elaboración de la cerveza:
    • Maceración: este proceso implica la mezcla y remojo de granos triturados en agua caliente para extraer azúcares fermentables. La temperatura y la duración pueden variar, afectando el perfil de sabor de la cerveza.
    • Hervido prolongado: algunas cervecerías artesanales optaron por hervir el mosto durante períodos más largos, lo que podía afectar la caramelización de los azúcares y dar perfiles de sabor más complejos.
    • Barriles de madera: eligieron la fermentación y el envejecimiento en barriles de madera, a menudo previamente utilizados para licores o vinos. Esto añadía notas de roble y características únicas a la cerveza.
    • Embotellado a mano: aunque muchos se decantaban por sistemas de embotellado modernos, algunas cervecerías artesanales preferían embotellar a mano, lo que permitía un mayor control sobre el proceso y una conexión más directa con el producto final.

¿Cómo se hace hoy en día?

La tecnología ha revolucionado la industria cervecera, introduciendo una amplia variedad de métodos y maquinarias que mejoran la eficiencia, la consistencia y la creatividad en la producción de cerveza. La combinación de la tradición cervecera con la innovación tecnológica ha llevado a la producción de cervezas cada vez más diversificadas y de alta calidad. Estas son algunas de las tecnologías más destacadas:

  • Automatización del proceso de elaboración:
    • Sistemas de control automático: los sistemas de control por ordenador permiten supervisar y ajustar con precisión factores críticos como la temperatura, el tiempo de cocción y los niveles de ingredientes durante el proceso de elaboración.
    • Sistemas PLC (controladores lógicos programables): estos dispositivos programables se utilizan para controlar y coordinar múltiples etapas del proceso de elaboración, desde la molienda y maceración hasta la fermentación y el embotellado.
  • Maquinaria de molienda y maceración:
    • Molinos automáticos: facilitan la molienda de granos de malta de manera controlada, optimizando la extracción de azúcares esenciales para la fermentación.
    • Sistemas de filtración avanzada: mejoran la eficiencia en la separación del mosto, asegurando una extracción más completa de los componentes deseados.
  • Fermentación y control de temperatura:
    • Tanques de fermentación controlados por software: estos permiten ajustar y monitorear las condiciones de fermentación de manera precisa, optimizando la producción de levadura y el perfil de sabor.
    • Sensores y control en tiempo real: tecnologías como IoT (internet de las cosas) permiten vigilar remotamente las condiciones de fermentación y recibir alertas en tiempo real en caso de variaciones inesperadas.
  • Equipos de enfriamiento y refrigeración:
    • Sistemas de refrigeración eficientes: los profesionales de Boada Tecnología Ibérica S.L. afirman que contribuyen a mantener las temperaturas adecuadas durante el proceso, desde la fermentación hasta el almacenamiento, garantizando la calidad y estabilidad del producto final.
  • Laboratorios y análisis:
    • Equipos de análisis de calidad: incluyen espectrofotómetros, cromatógrafos y otros dispositivos que permiten realizar análisis precisos de componentes clave, como alcoholes, ésteres y compuestos aromáticos.
    • Pruebas genéticas de levaduras: la secuenciación del ADN permite seleccionar y modificar cepas de levadura para lograr perfiles de sabor específicos.
  • Embotellado y envasado:
    • Líneas de embotellado automáticas: mejoran la velocidad y la precisión del proceso de embotellado, reduciendo los tiempos de inactividad y garantizando la integridad del producto.
    • Sistemas de etiquetado y paquetería automatizados: agilizan el proceso de empaquetado y facilitan la gestión de inventarios.

También te puede interesar

Scroll al inicio