Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tapizar el sofá: “el lavado de cara” que triunfa

¿Quieres darle un “lavado de cara” a tu sofá y no sabes por dónde empezar? ¡Tranquila, no te preocupes! En esta guía te contamos todo lo que debes saber sobre cómo tapizar el sofá y cómo elegir la tapicería adecuada. La hemos preparado de la mano de Curtidos y Tapicerías Pérez Burgos e Hijos, tienda online referente por la calidad de sus productos y tejidos para tapicería, con el asesoramiento de profesionales especializados y buenos precios. Nos han dado los mejores consejos para tapizar el sofá y sobre qué tejidos elegir. 

¡Atenta y toma buena nota!

Llega un momento en la vida de un sofá que se ve desgastado y no está radiante. Pero darle una nueva oportunidad es más fácil de lo que crees. Con tan solo cambiar su tapicería se transforma por completo y vuelve a ser el protagonista indiscutible del salón. 

Lo primero que debes tener en cuenta es el estilo que deseas para tu sofá, ¿quieres que sea moderno o clásico? Y es que, la elección del tapizado depende del estilo que quieres darle al sofá y al salón. 

Si quieres renovar tu sofá o cambiar su tela gastada, sigue estas indicaciones sobre cómo tapizar un sofá. Te recomendamos dejarlo en manos de un tapicero profesional, pero si quieres hacerlo tú misma, adelante. Ya sabes, “do it yourself”.

Debes disponer de las herramientas imprescindibles, como: tijeras profesionales, un metro, las telas para tapizar, un marcador negro, una grapadora especial para tejidos y una máquina de coser. 

Las telas para tapizar el sofá

Antes de ponerte manos a la obra, mide el sofá para comprar la tela necesaria. Lo ideal es comprarla en una tienda especializada. 

¿Cuánta tela necesitas para tapizar? Si es un sofá de dos plazas, necesitas 14 metros y si es de tres plazas, necesitas 16 metros. Debes tener en cuenta si el sofá lleva cojines superpuestos porque necesitas más metros de tela para su tapizado.

En caso de que la tela sea estampada, necesitas también más metros para que los dibujos casen. Recuerda que para tapizar un sofá no vale cualquier tela, tienen que ser tejidos especiales. 

Cuando vayas a comprar la tela para tapizar, los profesionales te asesorarán sobre los tipos de tejido más adecuados, las medidas y la resistencia. 

Las telas más adecuadas para tapizar un sofá son las de algodón, lana, lino o telas sintéticas imitación de terciopelo porque son resistentes y fáciles de lavar. Si te gusta el cuero, también es apropiado para tapizar un sofá. Te recomendamos escoger tejidos gruesos, que son más resistentes. 

Si es un sofá pequeño, debes elegir telas lisas o con estampados pequeños, para que no se pierda la perspectiva del dibujo. Recuerda que las modas son pasajeras y si eliges una tela lisa, siempre estará de actualidad. Pero si lo tuyo son los estampados, adelante. Los motivos más utilizados para tapizar el sofá son: los dibujos geométricos u orgánicos, como hojas y flores. También gustan mucho los tonos claros, nude, blancos o grises. Los colores claros siempre aportan luminosidad a la estancia. 

Cómo elegir la tapicería del sofá

A la hora de elegir la tapicería del sofá hay factores importantes, como la resistencia del tejido y la calidad, pero también el color o el tamaño del sofá y del salón. 

La importancia de la tapicería del sofá

Cuando compras un sofá tienes en cuenta el tamaño, el diseño y el color. Pero es importante prestar atención al tejido que lo cubre porque aumenta el confort y alarga su vida. A la hora de elegir la tela para tapizar, hazte las siguientes preguntas: ¿qué uso le voy a dar? ¿Dónde estará colocado? ¿Tengo mascotas o niños?

¿Cuándo renovar tu sofá? 

Hay dos motivos por los que retapizar un sofá: porque es una pieza antigua con valor sentimental o porque está fabricado a medida y es muy cómodo. Tapizar un sofá es una inversión a largo plazo porque consigues alargar su vida 10 años. 

La resistencia de la tela. ¡Es la primera decisión!

Ya sabemos que lo primero que te mueve de la tela es el estilo y el color. Pero debes fijarte en los ciclos Martindale. Este dato te da pistas sobre la resistencia a la abrasión del tejido. Por ejemplo, a partir de 25.000 ciclos Martindale una tela es resistente para tapizar un sofá con uso habitual. 

La calidad del tejido

Tejidos como el algodón o el lino son resistentes gracias a su grosor y acabado decorativo. El algodón es, sin duda, el tejido estrella para retapizar un sofá debido a que no se deforma. Lo mismo ocurre con el lino, que además, aporta un plus de naturalidad. Los tejidos Jacquard ofrecen un acabado fuerte y resistente. Son también una buena opción para tapizar el sofá. 

Tejidos con personalidad para tapizar el sofá 

El terciopelo es uno de los tejidos en tendencia, debido a su elegancia y suavidad al tacto. Destaca por su resistencia y es muy demandado para tapizar el sofá, aunque su precio es superior al de otros tejidos. Si buscas algo similar, elige chenilla. Este tejido es una mezcla de poliéster, acrílicos y algodón agradable al tacto. Además, aporta calidez. Está compuesto de hilos de pelo cortado que simulan al pelo de una oruga. 

La elegancia de la piel 

Esta es la alternativa más cara, pero debes tener en cuenta que un sofá tapizado en piel puede durar 20 años con un mantenimiento adecuado. También tienes la opción económica de los tejidos de polipiel o piel sintética que “dan el pego”, aunque se estropean con mayor facilidad porque son menos resistentes que la piel natural. 

Tejidos sintéticos: microfibras y poliester

Entre las telas para tapizar sofás, destacan los tejidos sintéticos, que son económicos y resistentes. La microfibra se usa mucho para tapizar el sofá, gracias a su textura suave y aterciopelada, resistente a las rozaduras y a que es muy fácil de limpiar. Los tejidos confeccionados en poliéster son económicos y resistentes al paso del tiempo. 

Loneta: resistencia y practicidad 

La loneta es otro de los tejidos estrella para la tapicería de un sofá, debido a que aguanta bien el desgaste y no se arruga. Es fuerte por su resistencia y su grosor. Resulta ideal para sofás con mucho trote y para sofás cama. Además, es una opción económica. 

Tejidos con tratamientos antimanchas para tapizar el sofá

Hoy en día hay muchas telas para tapicería de sofás que vienen preparadas con un tratamiento antimanchas. Son perfectas para hogares con niños o mascotas. Resultan fáciles de limpiar, con un poco de agua, desaparecen las manchas. Incluso aunque haya pelos de perros y gatos. Y es que, el tratamiento impide que se introduzcan en el tejido. 

Cómo tapizar el sofá 

Te contamos, paso a paso, cómo debes tapizar tu sofá para darle el “lavado de cara” que triunfa. 

  • Coloca la tela que hayas comprado sobre el sofá. Para ello, necesita medir el sofá con anterioridad y pedir los metros adecuados en la tienda especializada en tejidos para tapizar. 
  • Lo primero que debes hacer es quitar el tapizado anterior. Quita las grapas que lo sujetan y sácalo del armazón. Fíjate en cómo estaba colocado, te servirá de guía para colocar el nuevo tejido. Hazle fotos y así te podrás ir fijando en los detalles. 
  • Tapiza los cojines. Si los cojines van sueltos, tapízalos por separado. Cubre, para ello, los cojines con tela y corta el tamaño deseado para elaborar la funda con cremallera. Así podrás lavar las fundas cuando sea necesario. Cóselos con la máquina de coser y ya puedes presumir de cojines nuevos. 
  • Tapiza el sofá. Cubre el resto del sofá con cuidado para que la tela quede lisa y estirada. Después corta la tela necesaria. Ten en cuenta que debes dejar tela de sobra para poder graparla. 
  • Los brazos del sofá pueden tapizarse junto con la estructura central del sofá, aunque todo depende de cómo sean. Lo cómodo es hacerlo por separado, como los cojines. Para tapizar los brazos hay que cubrirlos y asegurarse de que la tela esté tirante. Se grapan por detrás. 

Consejos para tapizar el sofá

A continuación te damos unas recomendaciones para tapizar un sofá. Son las siguientes: 

  • Si la tela es muy gruesa o de cuero, es conveniente que coloques tachuelas junto con las grapas. 
  • La tela tiene que estar tensa antes de graparla. Hay que hacerlo con cuidado porque hay telas finas que se pueden romper al sentarse, si se tensan demasiado. La tela se grapa cuando está bien colocada y recta. 
  • Para mantener la tapicería limpia, hay que pasar la aspiradora una vez por semana y retirar las manchas con un paño húmedo. Si las telas son lavables, se pueden lavar a mano. Aunque los expertos recomiendan que la limpieza se realice en seco. 
  • Es aconsejable comprar tejidos que puedan exponerse a la luz, para que no se deterioren, sobre todo los tejidos más claros. 

Como has visto, si tu sofá está viejo, desgastado o quieres renovarlo, tapizarlo es una buena opción para darle una nueva vida. Es una solución económica y sencilla que te permitirá renovar el aspecto de tu salón.

Para tapizar el sofá elige tela de buena calidad, hay que prepararlo antes de tapizar y sigue siempre las instrucciones del fabricante de la tela. Al elegir la tela para tapizar ten en cuenta el estilo de la decoración del salón, la durabilidad de esta y su mantenimiento. 

Y recuerda que tapizar el sofá es el “lavado de cara” que triunfa. ¿Te animas a tapizar el tuyo?

También te puede interesar

Scroll al inicio