¿Por qué es necesario realizar labores de mantenimiento a las piscinas?

Si eres dueño de una piscina seguro ya sabrás la respuesta de este encabezado, pero si eres un neófito en el asunto, estás próximo a construir una piscina en tu casa y no entiendes porque los propietarios de piscinas invierten tanto dinero en mantenerlas, entonces continúa leyendo este artículo y descubrirás por qué es indispensable llevar a cabo periódicamente y de manera preventiva labores de mantenimiento a las piscinas. No olvides que siempre puedes contar con el personal técnico de Fontaneros para resolver cualquier duda que este artículo no te haya aclarado al respecto.

Normalmente, en los lugares donde hay presencia de varias piscinas o de una piscina de dimensión considerable, existe un trabajador que se encarga de todos los días brindar mantenimiento continuo a las mismas. Esto se debe a que cuando las piscinas no se limpian y no se le realizan tratamientos de desinfección, y similares, naturalmente empiezan a ser un alberge de insectos, bacterias y demás enfermedades que encuentran en el agua estancada de la piscina un lugar propicio para su desarrollo. Si a una piscina no se le da mantenimiento periódico, pasa de ser un espacio de esparcimiento a ser una cuna de enfermedades para las personas.

He aquí los principales problemas que una piscina mal mantenida puede presentar:

  • Formación de algas: es el problema más común, pero también el problema más fácil de solucionar. Si tu piscina contiene la suficiente cantidad de cloro diario, no tendrás problemas con las algas, así que no dejes de adicionar cloro al agua adecuadamente para no padecer estos problemas. Las algas verdes y las algas amarillas son las más usuales y realmente pueden removerse fácilmente, preocúpate si aparecen algas negras, pues se requiere un tratamiento especial para removerlas.
  • Turbiedad en el agua: este inconveniente normalmente acaece cuando el sistema de filtración del agua no está funcionando debidamente y deja que algunas partículas contaminantes queden en suspensión en el agua. El polvo, la cal, pequeñas algas e incluso un desajuste del pH son los principales actores de la turbación del agua de tu piscina. En estos casos es mejor que remuevas toda el agua turbia de la piscina, arregles el filtro y la llenes nuevamente con agua fresca.
  • Potencial de hidrogeno (pH) defectuoso: es conveniente que evalúes cada cierto tiempo el pH de la piscina para comprobar que no esté causando un problema, pues el desajuste del potencial de hidrogeno suele suscitar muchos inconvenientes en el agua. Considera como umbral óptimo un pH comprendido entre 7,2 a 7,6. Si el pH es mayor al de ese umbral, entonces ten cuidado, pues el agua de la piscina puede provocar irritación en la piel y en los ojos.
  • Exceso de cloro: si la piscina huele mucho a cloro, entonces te has excedido en la dosis. Recuerda que altos niveles de cloro en el agua son nocivos para los humanos. La solución a las aguas cloradas en exceso es remover un parte considerable de ellas y remplazarla por agua pura libre de cloro para reducir los niveles.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.