Friedmann Endre Ernö

Hablar de Friedmann Endre Ernö es hacerlo de una de las figuras más importantes de la historia de la fotografía, aunque quizá no sepamos de quien estamos hablando si no citamos el seudónimo que hizo popular a este genio, Robert Capa. Aunque bien es cierto que ese nombre artística, el de Robert Capa, también era usado por la pareja sentimental de Friedmann, la también genial fotógrafa Gerda Taro, por lo que a veces resulta complicado distinguir la autoría de algunas de las fotografías que vinieron al mundo bajo el sello Capa.

No obstante, el húngaro Friedmann Endre Ernö logró forjarse la fama fotografía a fotografía, siendo un hombre conocido por ejercer la corresponsalía gráfica de guerra. Debemos referirnos a él como un fotoperiodista sobresaliente que fue testigo con su cámara del pulso del siglo veinte. Ilustre es la fotografía titulada Muerte de un miliciano, que fue registrada en Cerro Muriano durante el transcurso de la Guerra Civil.


Friedmann Endre Ernö estuvo presente en conflictos tan trascendentes para la historia como la Segunda Guerra Sino-Japonesa, la Guerra Civil Española, la Guerra Árabe-Israelí de 1948, la Primera Guerra de Indochina o nada más y nada menos que la Segunda Guerra Mundial, que le llevó a fotografiar escenas de guerra en el norte de África, en Londres, en la playa de Omaha de Normandía o en París (allí fue testimonio de la liberación de la ciudad).

También fue especialmente importante para la historia de la fotografía la creación de la agencia Magnum, que fue fundado por Robert Capa en colaboración con Henri Cartier-Bresson, George Rodger, David ‘Chim’ Seymour y William Vandivert, ilustres nombres todos ellos de la historia de la fotografía. Magnum Photos se convirtió en una agencia pionera de cooperación para fotógrafos independientes en el mundo, por lo que su constitución marcó un antes y un después para el universo de la fotografía y para la concepción de la figura del fotógrafo.