Consejos para elegir una cámara compacta

Ni un Smartphone (por muchos megapíxeles que tenga) ni una cámara réflex a la que seguramente no sepamos sacar partido. A veces una cámara de fotos compacta es la solución intermedia, pero ideal, para aquellos que quieren sacar buenas fotos sin complicarse la vida o que quieren empezar a hacer pinitos de manera aficionada en el mundo de la imagen.

camaras compactas

Pero elegir una buena cámara, aunque sea compacta, siempre es complicado. Vamos a ver algunos consejos que pueden resultar muy útiles.

  • ¿Cuántos tipos de cámaras compactas existen? Muchos, por eso lo mejor es centrarse. Para los principiantes, lo mejor es una básica. De una gama más alta son las que tienen un zoom algo más potente. Y tras ellas, están las que tienen ultrazoom y ofrecen la posibilidad de manejar de modo manual parte de los controles, no son réflex, pero para irse haciendo una idea si se quiere dar el salto a este otro tipo de cámaras, son perfectas. Hay muchos más modelos, estos tres son los básicos.
  • ¿Son importantes los megapíxeles? Sí, pero no tanto como se pueda pensar. Una persona que se inicia en la fotografía o que solo quiere hacer fotos de las vacaciones, con 8 megapíxeles tendrá suficiente.
  • Lo que realmente importa es la óptica y el sensor. De poco servirá un montón de megapíxeles si la óptica no es buena, busca marcas que sean especialistas en este aspecto. En cuanto al sensor, nunca inferior a 1/2,3” en los modelos inferiores y 1/1,7” en los más sofisticados.
  • Si tiene un buen estabilizador óptico, mejor, sobre todo si vas a usar el zoom o a realizar fotos con poca luz.

Estos son aspectos básicos, pero también conviene prestar atención a otros, como la facilidad de uso del menú, la velocidad de enfoque, la memoria o el tipo de batería que tiene. No hay que olvidar que una buena cámara compacta puede hacer excelentes fotografías.