Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Aspiración profesional como profesor: ¿Es para ti?

Algunos no pueden abandonar la escuela lo suficientemente rápido, otros quieren convertirse en maestros y regresar voluntariamente. ¿Cuáles son las ventajas del trabajo de maestro? ¿Qué debes llevar contigo? ¿Y cómo te conviertes realmente en maestro? Aquí están los hechos más importantes, información y una breve lista de verificación de un vistazo que nos ofrece los profesionales de Preparadores Valladolid para que puedas averiguar si la profesión de maestro/a está hecho para ti (o no).

Aspiración profesional como profesor: mucho más que enseñar

La profesión sigue siendo muy popular, y la demanda de maestros es grande. Pero si principalmente quieres convertirte en maestro para tener un trabajo seguro de funcionario público con muchas vacaciones y tranquilizar tu futuro con «algo sólido», difícilmente serás feliz en la profesión. Ser maestro significa mucho más que «solo» enseñar, calificar y tener vacaciones regulares.

Convertirse en profesor: ventajas y desventajas

Para muchos, el trabajo del maestro puntúa sobre todo debido a su seguridad. Por supuesto, en primer lugar, como funcionario, porque los maestros «de por vida» son casi irrevocables. Los funcionarios tampoco pagan cotizaciones a la seguridad social, por lo que queda mucho más de su salario bruto que para los empleados de las empresas privados y los autónomos. Sin embargo, la elección de la profesión también parece ser segura en otro aspecto: como estudiante, conoces la vida escolar cotidiana por tu propia experiencia, por lo que puedes imaginar lógicamente cómo es el trabajo diario de un profesor que con un técnico de laboratorio químico, sociólogo o abogado. Las horas de trabajo y las vacaciones reguladas, así como la viabilidad y compatibilidad familiar a menudo más fácil del trabajo a tiempo parcial o del permiso parental que en los trabajos empresariales clásicos, hacen que la profesión docente sea aún más atractiva.

«Detrás de escena», sin embargo, el trabajo también es extremadamente exigente: la tensión psicológica y física es enorme. Los maestros tienen que lidiar con muchas pautas, expectativas y requisitos de una amplia variedad de lados (desde el plan de estudios hasta los padres), tienen que dominar una amplia variedad de situaciones (conflictivas) a diario y tienen más y más que hacer además de la preparación pura de las lecciones. El esfuerzo educativo aumenta, porque los maestros ya no son puros mediadores del conocimiento, sino educadores, cuidadores, consultores (de aprendizaje) y entrenadores, todo en uno. Durante largos períodos, los maestros también son lobos solitarios, y después de la escuela pasan mucho tiempo preparándose para las próximas lecciones, corrigiendo exámenes y documentos, y recabando documentación. Las clases grandes, el nivel de ruido constante, el riesgo de autoexplotación y agotamiento y las pocas oportunidades de avance pueden hacer que la profesión sea frustrante. Además, cuando los maestros se ponen enfermos, es más difícil reemplazarlos que en muchos otros trabajos.

Por otro lado, los maestros también obtienen mucho a cambio: trabajan con niños y jóvenes que los acompañan, alientan y apoyan y ayudan a desarrollarse. El trabajo docente es, por lo tanto, también una especie de compromiso social con un efecto duradero. Para la mayoría de los maestros, su trabajo no es solo una profesión, sino una vocación: un trabajo significativo (en el verdadero sentido de la palabra) en el que pueden crear, moverse y marcar la diferencia.

Lista de verificación: ¿Cómo debes ser como prospectivo maestro?

Si quieres convertirte en maestro y ser feliz en la profesión a largo plazo, debes …

  • tener una actitud positiva hacia el trabajo, la escuela y los estudiantes;
  • disfrutar trabajando con niños y adolescentes;
  • ser entusiasta sobre un tema (es decir, tus temas) y estar infectado con este entusiasmo;
  • estar dispuesto a «involucrarse» en el tema (de enseñanza) y convertirte en un experto en tu campo;
  • ser capaz de explicar y transmitir el contenido bien y con gusto;
  • se ven a sí mismos como asesores, supervisores y acompañantes y no solo como mediadores de sustancias;
  • ser empático y socialmente competente;
  • ser capaz de tratar con personas, personajes y culturas muy diferentes sin prejuicios;
  • trabajar por respeto y buena cooperación;
  • tener paciencia y una alta tolerancia a la frustración;
  • tener nervios de acero y aguante;
  • asertividad, confianza en sí mismo y la capacidad de lidiar con el conflicto;
  • ser capaz de ponerse frente a grupos y hablar, capacidad de oratoria, elocuencia;
  • ser abierto y accesible sin querer ser amigo de todos;
  • trabajar como un lobo solitario y ser capaz de motivarte a tí mismo;
  • ser organizado y también dominar la autogestión y la gestión del tiempo.

Por supuesto, incluso los maestros experimentados tuvieron que crecer primero en la profesión. Entonces, si estabas emocionado en la última presentación o te pones un poco nervioso ante la idea de enseñar a 30 estudiantes, no te preocupes. Sin embargo, si no te encuentras en la mayoría de los puntos de la lista de verificación o si sudas solo pensando en tener que tener una entrevista con los padres en algún momento, entonces probablemente estés mejor en otra profesión.

Entonces, ¿cómo te conviertes en maestro?

En general, los que cambian de carrera también pueden convertirse en maestros bajo ciertas condiciones, pero esto a menudo es difícil dependiendo de la comunidad autónoma, el tipo de universidad, las necesidades y el tema. El camino clásico hacia la profesión docente sigue siendo estudiar para convertirse en maestro como una mezcla de conocimientos o habilidades pedagógicas y las materias (de enseñanza) que elijas. Ya con tus estudios, te comprometes con el último tipo de enseñanza, por ejemplo, optando por la escuela primaria, infantil, secundaria o la profesión docente para las escuelas vocacionales o especiales.

Después de los estudios en sí, estarás el servicio preparatorio, la llamada pasantía, que generalmente dura otros 24 meses y concluye con el 2º examen estatal. Por supuesto, como maestro, nunca terminas de aprender por completo, incluso los maestros «experimentados» continúan entrenando y continúan su educación mientras trabajan.

¿De qué otra manera puedes averiguar si la profesión docente es adecuada para ti?

La mayoría de las universidades ahora han planificado fases prácticas bastante temprano en sus estudios, en las que puedes experimentar la vida cotidiana como profesor «de cerca». Pero incluso antes de comenzar tus estudios, puedes, por ejemplo, probar por ti mismo si puedes y deseas trabajar bien con niños y / o jóvenes.

Puedes cuidar a niños de escuela infantil o primaria, dar tutoría o participar como monitor en clubes o campamentos como líder de grupos de niños o jóvenes. Si tienes maestros en tu círculo de parientes o conocidos, pregúntales o habla con tus propios maestros.

También te puede interesar

¿Conoces los trabajos verticales?

Seguro que alguna vez has visto a unos intrépidos trabajadores suspendidos en lo alto de edificios puentes o estructuras realizando labores aparentemente

Scroll al inicio