Alberto García-Alix

Alberto García-Alix es uno de los máximos exponentes de la fotografía española de los últimos cuarenta años. Fruto de su trayectoria durante los últimos lustros del pasado siglo y de la notable carrera que ha llevado, en 1999 fue distinguido con el Premio Nacional de Fotografía.

El nombre de Alberto García-Alix está asociado a la Movida Madrileña y a la efervescencia cultural que arrasó España en la década de los ochenta, una vez que la dictadura franquista había quedado atrás.

Pero en la Movida son una evidencia las numerosas imposturas artísticas que hubo, con músicos que hacían el ridículo y nada sabían de música, con pintores o caricaturistas de dudoso talento que alcanzaron cierta fama o con directores de cine cuyo reconocimiento ha estado extremadamente sobredimensionado. Sin embargo, en la obra de García-Alix, en cambio, el talento es uno de sus avales.

alixLa primera vez que expuso fue en la Galería Buades, allá por 1981. Con estética de rockabilly rebelde, García-Alix fue ganándose el respeto de la crítica fotografía a fotografía.

Especialmente conocidos son sus retratos, registrados con una gran personalidad. Gente tan importante de la cultura española como Camarón de la Isla, Pedro Almodóvar o Emma Suárez fueron retratados por el objetivo de García-Alix. También muy conocidas son las fotografías de desnudos, que poseen un enorme vigor expresivo y que huyen del mínimo atisbo de pudor.

García-Alix ha conseguido a lo largo de todos estos años de trabajo traspasar las fronteras españolas con mucho éxito. Su obra ha conseguido abrirse hueco en revistas como Vanity Fair, British Journal of Photography o Vogue.

Las motocicletas, la música rock, los tatuajes y los paisajes nocturnos han sido algunos de los puntos de inspiración para García-Alix, quien ha tenido como mejores compañeras de viajes a sus cámaras Hasselbad y Leica. La mirada de García-Alix suele estar presentada en blanco y negro.