Cómo hacer una buena fotografía…o al menos que se vea correcta

Es algo que le ha pasado a muchos: estamos en un lugar bonito, interior, tal vez un palacio o una iglesia, y no hay mucha luz ¿Qué hacemos? Colocamos a tu acompañante, novia, novio, cerrajeros Madrid 24 horas o a Guti, activamos el flash y disparamos ¿Y qué vemos en la foto? A la pareja, a veces guapísima o a veces quemada, en un fondo ¡negro! Lógico, un flash no puede iluminar una estancia grande. Un error de principiantes muy común, pero no el único. Vamos a ver algunos consejos para conseguir fotos, al menos, nítidas y con un cierto estilo.

  • Usa el flash con cabeza: ya lo hemos dicho, no es un foco. En interiores, lo mejor, es que no lo actives si no hay buena luz, la cámara se ajustará automáticamente para hacer la foto, eso sí, usa trípode porque el objetivo abrirá más tiempo y es fácil que la foto se mueva.

También puedes usar el flash para compensar, es decir, en exteriores cuando la persona se ve oscura o se producen sombras de gran contraste.

  • Cuidado con la composición: hay una regla muy sencilla la de los tercios. Imagina que la imagen está dividida en 9 cuadros iguales (formados por dos líneas horizontales y dos verticales) e intenta que la persona o el foco de atención quede justo en las intersecciones de las líneas. El centro no siempre es el foco de atención, no lo olvides.
  • En paisajes imagina la fotografía dividida también, esta vez en tres partes cortadas por dos líneas horizontales. Esas líneas serán el horizonte, si lo sitúas en la línea superior darás más protagonismo al paisaje, si lo haces en la inferior, al cielo.
  • Tómate tu tiempo antes de hacer la foto, muévete, busca ángulos, fíjate en todo, en los objetos, las personas, la luz…

Para comenzar, debes tener en cuenta estos aspectos, luego, poco a poco, podrás ir jugando con otros como la luz y las sombras, las perspectivas o los espacios.

Steve McCurry, un mito

Tal vez su nombre no les suene a muchos, pero seguramente todos hayan visto alguna vez una de sus fotografías más famosas, la de una niña afgana tomada en un campo de refugiados de Pakistán. Una niña que mira a la cámara con unos impresionantes y expresivos ojos verdes. Una instantánea nombrada como la foto más reconocida por National Geographic.

Steve McCurry es uno de los mejores fotógrafos actuales, un profesional cuyo trabajo ha dado la vuelta al mundo. Un trabajo realizado en muchos casos en medio de terribles conflictos bélicos. Este fotógrafo ha estado en Beirut, Camboya, en la Guerra del Golfo y en los conflictos de la antigua Yugoslavia y Afganistán.

Una de las anécdotas más extendidas de su carrera profesional se produjo precisamente en este país, donde se disfrazó para pasar inadvertido y del que sacó los carretes de sus fotografías cosidos a la ropa. Imágenes que le dieron prestigio internacional y le llevaron a ganar premios como la medalla de Oro Robert Capa.

Aunque en su trabajo se pueden encontrar imágenes de todo tipo, si hay algo en lo que se fija especialmente McCurry es en el alma humana, en su reflejo en los rostros de aquellos que sufren las dramáticas consecuencias de los conflictos, como el retrato de la niña afgana que tanta fama le ha dado.

Aseguraba este fotógrafo hace unos años que siempre espera el momento oportuno para hacer la fotografía, el momento en el que la persona está desprevenida y refleja en su rostro la esencia de su alma y sus experiencias.

Sin embargo, aunque sus retratos sean tal vez lo más conocido de este fotógrafo, el trabajo de Steve McCurry es mucho más amplio. Ha viajado a los lugares más recónditos del mundo, estuvo en la zona cero en los atentados del 11-S en Nueva York y ha conseguido instantáneas increíbles en situaciones en las que incluso su vida estaba en grave riesgo. Y su magnífica obra ha quedado recogida en revistas de gran prestigio, especialmente en National Geographic, y en varios libros.

Instagram, mucho más que una red social

Para la inmensa mayoría de los usuarios, Instagram es una red social más, con sus características particulares, por supuesto, pero una red social en la que compartir sus fotos preferidas o el resultado de sus pinitos como fotógrafos. Sin embargo, también es un excelente escaparate para trabajos fotográficos de grandísima calidad.

Si eres aficionado a la imagen seguro que ya eres seguidor de algunas cuentas y, si no lo eres, nunca está demás echar un vistazo, el buen trabajo se reconoce y se aprecia, aunque la resolución de los trabajos que se suben a Instagram no siempre sea la mejor.

Nombres de profesionales reconocidos como Emmanuel Lubezki, director de fotografía, o Austinn Mann, fotógrafo que ha publicado en National Geographic aparecen con sus cuentas en la red social. También se han hecho un hueco en Instagram otros personajes que nada tienen que ver con la fotografía profesional, como el astronauta Scott Kelly, que ha publicado sorprendentes imágenes del espacio tomadas en sus viajes.

ingram

Todo ello sin olvidar, fotógrafos reconocidos como Joel Robinson, Sergio Caro, Kevin Russ, Pete Souza o Steve McCurry, que tienen cuentas con centenares de seguidores en las que muestran algunos de sus trabajos.

Para aficionados a la fotografía o personas que quieran aprender, Instagram es mucho más que una simple red social, es un lugar donde poder encontrar los mejor, lo más novedoso y donde poder admirar algunos trabajos de los grandes de la fotografía. Incluso si buscas, podrás encontrar a distintas empresas que utilizan esta red social para darse a conocer, reparacion de frigorificos Madrid o los trabajadores de una de las empresas de instalador de gas natural Madrid muestran sus trabajos orgullosos como si de obras de Capra o de McCurry se trataran.

Trabajos realizados, además, de diversas maneras, a veces con cámaras profesionales, otras con dispositivos móviles. Y es que hay quien demuestra que con un IPhone se pueden hacer verdaderas maravillas y utiliza Instagram para exhibirlo. Es el caso del fotógrafo ruso Murad Osmann, cuyas fotografías se han hecho famosas en los últimos tiempos, fotografías en las que aparece su esposa de espaldas, tirando de su mano con impresionantes escenarios de fondo. Su cuenta en Instagram echa humo.

Este red se ha convertido en un magnífico escaparate, dedica un tiempo a buscar y podrás encontrar auténtica maravillas en lo que a imagen se refiere.

Consejos para elegir una cámara compacta

Ni un Smartphone (por muchos megapíxeles que tenga) ni una cámara réflex a la que seguramente no sepamos sacar partido. A veces una cámara de fotos compacta es la solución intermedia, pero ideal, para aquellos que quieren sacar buenas fotos sin complicarse la vida o que quieren empezar a hacer pinitos de manera aficionada en el mundo de la imagen.

camaras compactas

Pero elegir una buena cámara, aunque sea compacta, siempre es complicado. Vamos a ver algunos consejos que pueden resultar muy útiles.

  • ¿Cuántos tipos de cámaras compactas existen? Muchos, por eso lo mejor es centrarse. Para los principiantes, lo mejor es una básica. De una gama más alta son las que tienen un zoom algo más potente. Y tras ellas, están las que tienen ultrazoom y ofrecen la posibilidad de manejar de modo manual parte de los controles, no son réflex, pero para irse haciendo una idea si se quiere dar el salto a este otro tipo de cámaras, son perfectas. Hay muchos más modelos, estos tres son los básicos.
  • ¿Son importantes los megapíxeles? Sí, pero no tanto como se pueda pensar. Una persona que se inicia en la fotografía o que solo quiere hacer fotos de las vacaciones, con 8 megapíxeles tendrá suficiente.
  • Lo que realmente importa es la óptica y el sensor. De poco servirá un montón de megapíxeles si la óptica no es buena, busca marcas que sean especialistas en este aspecto. En cuanto al sensor, nunca inferior a 1/2,3” en los modelos inferiores y 1/1,7” en los más sofisticados.
  • Si tiene un buen estabilizador óptico, mejor, sobre todo si vas a usar el zoom o a realizar fotos con poca luz.

Estos son aspectos básicos, pero también conviene prestar atención a otros, como la facilidad de uso del menú, la velocidad de enfoque, la memoria o el tipo de batería que tiene. No hay que olvidar que una buena cámara compacta puede hacer excelentes fotografías.